Coaching

Concebimos el coaching como un proceso basado en la conversación,  en el planteamiento de preguntas sugerentes entre el coach y su cliente y encaminado al establecimiento de  objetivos por parte del consultante en las distintas áreas en las que quiera incorporar cambios para conseguir los objetivos marcados  y adquirir la capacidad y la disposición para  alcanzarlos.

Responde a las preguntas que todos nos hacemos en muchos momentos de nuestra vida y en distintos ámbitos  ¿Qué quiero? y ¿Cómo conseguirlo?

Por medio del coaching ayudamos a la persona tanto en su ámbito personal, familiar o profesional a descubrir y expresar lo que quiere, siempre más difícil de saber que aquello que “no se quiere”, y abre un espacio de exploración en el que irá confirmando sus fortalezas y adquiriendo nuevos aprendizajes.

“El coaching profesional consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida”. (International Coach Federation).

Desde esta perspectiva será responsabilidad del coach  descubrir, aclarar y definir lo que el cliente quiere alcanzar, estimular el autodescubrimiento del cliente, suscitar soluciones y estrategias generadas por el propio cliente y mantener en el propio cliente una actitud responsable y consecuente. (International Coach Federation)

Abordamos a través del coaching situaciones de distintos ámbitos y en diferentes momentos del ciclo evolutivo:

1. Adolescentes que necesitan introducir cambios en su vida personal, académica o profesional: elección de estudios, mejora de su rendimiento, toma de decisiones.
2. Profesionales en su ámbito de trabajo con necesidad de plantearse objetivos, afrontar problemas procedentes de sus relaciones profesionales, estrés profesional, trabajo en equipo, dirección de personas, desarrollo profesional, problemas derivados de  la pérdida de empleo, cambio de trabajo.
3. Conciliación entre vida familiar y personal.
4. Situaciones en el ámbito familiar: comunicación familiar, mejoras en las relaciones entre padres e hijos, etc.