Mobbing: El acoso que se encierra en las oficinas

El acoso laboral, más conocido como mobbing, al igual que cualquier tipo de acoso tiene la finalidad de debilitar la autoestima de alguna persona y dañarla psicológicamente e incluso físicamente en algunas ocasiones. Hoy, desde nuestro equipo de psicólogos barrio salamanca queremos que conozcas un poco más sobre el mobbing y que si te queda alguna cuestión por solventar, no dudes en visitarnos.

¿CÓMO SE DETECTA EL MOOBING?

Como hemos mencionado anteriormente, se trata de un acoso que se produce en el lugar de trabajo de la persona afectada. A través de comentarios o conductas incorrectas, compañeros de trabajo, superiores, subordinados o gente que comparta el mismo espacio laboral con el afectado, terminan produciendo una situación violenta para el mismo.

¿CON QUÉ FRECUENCIA SE PRODUCE?

El problema de este tipo de acoso —al igual que en cualquier otro— viene dado cuando la situación se repite en numerosas ocasiones convirtiéndose incluso en algo rutinario. Es posible que al principio la actitud de ambas partes resulte normal puesto que se puede plantear la situación de que se crea que se trata de una broma esporádica, pero no es así.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS?

El mobbing o acoso laboral puede provocar en la víctima no solo un daño en lo que a autoestima se refiere, sino que, además, puede producir ansiedad o depresión para este. También se puede producir incomodidad a la hora de desarrollar las tareas laborales e incluso malestar constante y diario.

¿QUÉ TIPOS DE MOBBING HAY?

El acoso laboral puede ejercerse de diversas formas. En primer lugar, puede darse entre distintas personas que se encuentren al mismo nivel jerárquico en lo que a puesto se refiere. Suele producirse cuando ambos pretenden el mismo fin con el objetivo de debilitar al otro. En segundo lugar, puede ser entre personas que estén en distintos rangos jerárquicos. A este se le denomina ascendente (de alguien inferior a alguien superior) o descendente (de alguien superior a alguien inferior).

En tercer lugar, puede darse el acoso laboral por objetivo independientemente de su cargo en la empresa. En este pueden distinguirse cuatro variantes. El mobbing estratégico por parte de la empresa para lograr la marcha voluntaria del mismo; el mobbing de dirección que viene impuesto por la dirección de la empresa para conseguir que el trabajador se ajuste a las necesidades que se desean; el mobbing perverso que no es un tipo de acoso con fines laborales sino con fines personales por parte del acosador y, por último, el mobbing disciplinario que se da para que el afectado se adecue a determinadas rutinas que se quieren y para que, el resto de plantilla vea que si no las cumple sufrirán lo mismo.

EL TRATAMIENTO 

En el caso del tratamiento del mobbing, desde Crescere Psicólogos trabajamos por un lado la elaboración del trauma producido por el acontecimiento en sí y las repercusiones que este  hecho ha tenido en su vida.  Y por otro lado, ayudamos a la víctima a conectar con sus necesidades y deseos internos, de manera que legitime y transite las diferentes emociones y poco a poco vaya recuperando su autoestima y mejorando su asertividad, siendo capaz de poner límites al acoso laboral.

Como se puede observar, cada vez son más las conductas incorrectas que se dan en los lugares de trabajo y que afectan a distintas personas. Desde nuestro equipo queremos ayudarte si sufres este tipo de acoso o cualquier otro gracias a nuestra terapia barrio de salamanca. No dudes en contactar con nosotros.

 

The following two tabs change content below.

Crescere

Texto Autor
Compártelo!
Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *